Testimonios

Inicio Testimonios

Historias personales de cambio de Estilo de Vida
¡La Alimentación Viva cambia Vidas!

 

foto testimonios


*Si quieres compartir tu testimonio de vida sana, envíalo a belen@chirimoyalegre.cl *

 

 

***

“Mi nombre es Pablo Pérez. Toda mi vida he practicado deportes. Soy federado en patín carrera actualmente. Crecí creyendo que debía alimentarme de carne o si no, mi rendimiento sería pésimo, sin fuentes de donde conseguir proteínas… en fin, lo que todo el mundo pregunta o simplemente critica, transformándose en expertos en alimentación…

Gracias a un amigo, conocí la página de Chirimoya Alegre y vi videos en youtube, descubriendo este estilo de vida natural. Comencé a investigar e investigar, leer mucho e informarme. Entonces decidí cambiar mis hábitos alimenticios por dos razones: ser consecuente con lo que pienso y siento respecto a nuestros hermanos, los animales y, por otro lado, vivir una vida plena y saludable.

Fue así como persuadí a toda mi familia, cambiando ellos también su alimentación, y con esto, reduciendo las idas al médico, sintiéndonos todos bien anímicamente. En lo que a mi respecta, mi rendimiento deportivo no ha disminuido en lo absoluto, ha ido en ascenso! Por lo mismo, mi profesor y algunos padres de mis compañeros de equipo, se han vuelto veganos.

Pablo pérezEstoy demasiado feliz con esta forma de vivir y comer, y trato de dar a conocer la Alimentación Viva a toda la gente que pueda. No todos se interesan, pero hay personas que se sienten igual que yo, apasionados por el tema y me preguntan muchas cosas…

Mi vida ha cambiado de una manera inimaginable: el hecho de no enfermarme, no sentir malestar, el estar siempre con ánimo, con ganas de correr y que mi cuerpo me responda, es algo que no tiene precio. No es fácil el comienzo, pero vale la pena cada una de las decisiones que he tomado, para ser feliz.”

Pablo Pérez

——-

 

“Para mi comer alimentos vivos es un puente de unión con la felicidad.

Si tenemos en cuenta que la vida es un milagro y día a día cuando renacemos con el sol vemos que hemos sido premiados con la posibilidad de encarnar y ser ese milagro, no queda otra alternativa más que sonreír, como dice Chaplin “Un día sin reír es un día perdido”. Y en la naturaleza que guarda su total perfección en todo lo creado, la felicidad se encuentra también, porque la naturaleza es armonía, la armonía es manifestación del amor y el amor es pura felicidad. Entonces elegir que cada célula de mi cuerpo se nutra y enriquezca con aquello que proviene de la perfección, es ayudarlo a que esté más conectado con mi mente y espíritu.

Cuando era niña comía de todo, sin embargo, la carne siempre fue un problema para mi, recuerdo que me sentaba en la mesa y cuando los grandes se ponían a conversar yo aprovechaba de pasar la carne que estaba en mi plato al del que estuviera sentado al lado mío. Ya de grande descubrí que existía la opción de hacerse vegetariano y un día que ya no me sentí capaz de ingerir más carne, dejé de comerla hasta el día de hoy. Siempre he sido buena para comer, me encanta lo dulce y me encantan los jugos también y cuando no sabía bien cómo alimentarme estaba constantemente enferma del estómago, con nauseas, estreñimiento, sensación de pesadez, etc. y eso a la vez me hacía sentir agotada, con sueño, sin energía y además de mal humor. Podía pasar varios días con malestar y en donde más sentía que me afectaba era en la falta de ánimo que tenía para hacer todo lo que me gusta hacer. Entonces un día recuerdo que con hambre me comí una manzana verde y estaba tan buena que me comí otra y otra y luego otra y no sé cuantas me comí, porque mientras las saboreaba, mi fascinación por sentir que podía seguir comiéndolas sin que me generara ningún dolor o pesadez en absoluto, era tal que fue ahí cuando me di cuenta de que podía comer todas las frutas que quisiera sin sentirme cansada, sin enfermarme de la guatita y por lo tanto sin ponerme después de mal humor :D, me volví una fanática de las frutas! Ahora me como una sandía entera yo sola <3

De a poco me fui informando sobre la industria alimenticia y fui experimentando en mi cuerpo de forma cada vez más sutil la diferencia entre consumir comestibles y alimentos verdaderos provenientes de la naturaleza. Son tantos los beneficios que yo sólo los traduzco en una frase “Comiendo alimentos vivos soy mucho más feliz”.

Cami!De las cosas más lindas que he vivido en este proceso de reconexión, es haber conocido a la Chiri. Ella no sólo es súper inteligente y ha estudiado un montón el tema de la alimentación saludable y consciente, sino que también aporta su mirada flexible y empática, esclareciendo dudas, entregándote herramientas e infinitas opciones para quienes hemos querido hacer un cambio en nuestras vidas, siempre respetando los procesos de cada individuo como ser único y diferente. Desde mi perspectiva, siento que es muy importante respetar los procesos de transición, ya que son años de costumbre y ser radicales no ayuda a evolucionar, creo que debe haber una suerte de concordancia entre lo que pensamos, sentimos y hacemos y en mi caso, lo que intento hacer es elegir mi felicidad, entonces cuando la gente me dice: ¡Es que tú no comes nada! O ¡Ah verdad que tú no puedes comer esto o aquello! Yo siempre respondo: “Yo puedo comer lo que quiera, es sólo que elijo comer para nutrirme”, porque mi secreto, ahora no secreto, es que no sólo se nutren mis células, sino que también nutro mis emociones, mis pensamientos y mi vida completa.”

Camila Paz

——–

Al comenzar el año 2013 y ya con 40 años cumplidos, me di cuenta que estaba en una etapa muy importante de mi vida, con toda la experiencia que se puede tener a esta edad, pero también con muchos tropiezos dados en todos estos años. Me hizo plantearme muy seriamente lo que quería para el próxima período en mi vida. Por supuesto, el pilar de lo nuevo iba a estar totalmente fundamentado en mejorar mi calidad de vida.

Al respecto, y sin importar las acciones y el esfuerzo que realizaba, habían otros aspectos que evidentemente no se estaban alineando con mi plan, si bien, siempre traté de llevar una vida sana acorde con los estándares que reconocía en ese entonces, aún así no me sentía en plenitud de salud ni estaba medianamente cercano a eso.

De esta forma, en agosto del 2013, y luego de haberme pasado al menos 3 meses buscando por Internet algo que me llamase la atención relacionado con estilos de vida más saludables encontré la información de un taller de “alimentación viva” que estaba pronto a comenzar. Hasta ese momento mi alimentación se basaba principalmente en productos refinados, de origen animal, y preferentemente cocidos, por lo que mi inscripción y asistencia al taller parecía una aventura extrema más que un pasatiempo o algo parecido.

Enrique!Desde la primera clase me sorprendí por todo lo que oí. Recuerdo haberle dicho a Belén que me sentía en otro planeta dentro de esa sala.  Me animé a probar por un tiempo un estilo de vida crudivegano y me embarqué en la aventura. Sin pensarlo mucho, deseché todo tipo de alimentación de origen animal, sintética y refinada por un tiempo, reemplazándola por alimentos naturales, veganos y sin ningún tipo de cocción.

Rápidamente comencé a experimentar cambios en mi salud y en mi ánimo, fue increíble como muy rápido ya me sentía más vigoroso y vital, podía dormir mucho mejor. Debido a lo rápido de los cambio, al principio me costó relacionarlo con la alimentación, ya al cabo de un tiempo y en consideración a lo contundente de las pruebas no me quedó más que reconocer que todo los beneficios provenían de mi nueva forma de alimentarme basada mayoritariamente en frutas, en hojas verdes y en semillas, alimentos sin ningún tipo de cocción y con total ausencia de productos de origen animal.

Actualmente y luego de 4 meses de sustentar mi alimentación según los fundamentos de la Alimentación Viva, me siento como en un cuerpo nuevo que funciona impecablemente, incluso ya estoy realizando casi a diario actividades deportivas, he podido constatar importantes mejoras en este plano también.

El camino que tomé hace unos meses ha tenido en mi insospechados resultados, todos para mejor, pensar en la posibilidad de volver a mi antiguo estilo de alimentación me resulta francamente imposible, más bien estoy un poco ansioso de saber como estaré en 3 o 6 meses más, o en un año más, luego de afianzar mi nuevo estilo de vida y de reponer y alimentar cada célula de mi cuerpo con la alimentación viva. En mi caso el camino recién comienza.

Enrique Sandoval

———–

“Mi camino hacia una vida más sana y natural comenzó hace muchos años sin ni siquiera tener conciencia de ello. Nunca me gustó mucho la carne y en su momento me cuestionaba por qué tenía patrones de alimentación tan “raros” y diferentes a los demás, ya que siempre fui muy buena para la verdura y la fruta, más que para el arroz y tallarines, por ejemplo. En mi casa me veían como “mal alimentada” entonces eso me hacia cuestionarme mis preferencias y sentirme diferente.

Hoy ya adulta llevo 4 años de conciencia sobre este proceso, que se intensificó en un viaje a Asia que hice el año pasado. Este viaje significó para mi un renacer. En el realicé una desintoxicación de una semana de ayuno, tomando sólo licuados verdes complementados con unas preparaciones de fibra natural y arcilla volcánica para limpiar mi sistema digestivo. Al volver a comer fue como enseñar a mi cuerpo a alimentarse de nuevo, como cuando uno es guagua y comienza a relacionarse con los alimentos, sólo que esta vez con plena conciencia de que era lo que estaba ingiriendo y qué le hacia bien o mal a mi cuerpo. Desde ese minuto mi dieta se ha vuelto más rigurosa en el sentido de dejar de raíz productos envasados y artificiales como las bebidas, los chicles y la sacarina. De vuelta a Chile tuve el placer y la sincronía de conocer a Belén y seguir sus enseñanzas. Nunca me olvidaré la clase que nos contó que ella se alimenta sólo a base de frutas y verduras. Para mi fue una revelación porque en verano sobre todo hay días en que mi cuerpo me pide sólo frutas y yo me sentí siempre bicho raro por alimentarme así, hasta esa clase de alimentación viva!

Agustina!Hoy puedo decir que si bien no tengo una tendencia alimenticia estricta (vegana, vegetariana, etc.), mi cuerpo agradece el alimentarlo generalmente con alimentos frescos y vivos y si bien a veces caigo en la tentación y como cosas como pan o masas, al alimentarme vivamente es como mejor me siento, liviana, energizada, en paz y en equilibrio con mi cuerpo y espíritu.

Este proceso para mi va de la mano con el yoga, filosofía de vida que sigo hace un par de años y que hoy trasmito como profesora y lo que puedo decir es que si uno se ama a si mismo y en su vida ha despertado su conciencia, no hay nada más lindo que regalonear su cuerpo con alimentos naturales y nutritivos que aumentan tu bienestar y equilibran tu energía. Nuestro cuerpo es nuestro envase en esta vida, y tenemos que cuidarlo y tratarlo con cariño si queremos que nos acompañe todos los años que queramos vivir, para cumplir lo que vinimos a hacer a este mundo y trasmitir nuestra sabiduría.

¡Viva la alimentación viva! ¡Salud!”

Agustina Paz

——-

“Soy Belén, tengo 27 años. Me reconozco golosa de corazón. Disfruto mucho el comer. Provengo de una familia seguidora de todo tipo de dulces, de las hojitas de parra, los ñoquis y los quesos. Recuerdo que de niña, algo en mi me hacía buscar lo más natural. Prefería beber agua que bebidas, comer muchas frutas en el verano, y optar por el pan integral, si podía elegirlo. Aún así, no tenía idea lo que significaba comer sano, y hasta que salí del colegio, seguía comiendo “de todo”. Luego de eso recuerdo haber leído un libro de alimentación hindú. Fue impresionante descubrir que existen muchas personas vegetarianas en el planeta, más sanas que la mayoría, y por otro lado, que tanto la industria de la carne, como de la leche, generan grandes perjuicios al medio ambiente, y dolor extremo a millones de animales inocentes. Me espantó descubrir la realidad. Me conmovió. Leer esas hojas marcó un cambio irreversible en mi vida. Entonces comencé a buscar información, estudiar, aprender. Más descubría, más perpleja quedaba por haber ignorado toda mi vida hechos tan relevantes, como el origen y el efecto de lo que metía a mi boca.

Cuando abandoné los lácteos, sentí revivir. Mi colon irritable desapareció. Dolores de cabeza, fuera. Me sentí más vital y liviana. Eso me motivó a seguir haciendo cambios. Adoraba el tiempo que dedicaba a estudiar sobre alimentación y nutrición. Aprender cómo funciona la naturaleza y el cuerpo humano, y cómo el alimento que elegimos comer, pasa a convertirse en quiénes somos. A los 22 años conocí de lleno la Raw Food. Me enamoré de su simpleza, sus colores, olores, sabores y miles de posibilidades. Muy pronto decidí llevar una dieta 100% crudivegana y estuve algunos meses probando un montón de frutas, frutos secos, brotes, postres y smoothies. chiriEstaba totalmente convencida de haber encontrado mi estilo de alimentación. Quería compartirlo con todo el mundo. ¡Que todo el planeta se volviera RAW! :) Estudiaba ingeniería comercial, y mi hobbie era estudiar nutrición natural, por mi cuenta. El año 2011 comencé a dar talleres de Alimentación Viva y creé el sitio Chirimoya Alegre. Desde entonces soy educadora de Alimentación Consciente y Salud Natural. Amo mi trabajo. Amo compartir y difundir un estilo de vida que lleva a la salud y la felicidad. Hoy soy una persona sana: en equilibrio, con energía, agradecida de la vida, empoderada, proactiva, feliz y simple! Me alimento principalmente de frutas y verduras crudas. Soy una fruitlover. Hago deporte. Viajo. Escribo. Estudio y comparto.

Hoy ELIJO mis comidas. PUEDO comer lo que quiera, y OPTO por alimentar mis células con nutrientes del más alto nivel.  Mi gusto ha cambiado mucho estos años y hoy me encantan los sabores naturales, VIVOS!  Y cuando pienso en mi infancia, veo que ahora disfruto mucho más lo que como.  Porque tras el gusto del momento, me siento liviana y vital comiendo alimentos vivos. Nutren mi cuerpo, mi mente y mi espíritu. Hoy me amo y me respetoY estoy tranquila por no apoyar el desarrollo de industrias que destruyen nuestro planeta querido y la vida de nuestros hermanos animales. Agradezco a la existencia el mostrarme este camino maravilloso y trabajo por difundirlo, expandiendo con fuerza el respeto y valoración de cada forma de vida, para que juntos construyamos un mundo moderno en que la inteligencia humana nos lleve a vivir en alegría y armonía con la tierra, sus tesoros, y todos los seres vivos que formamos parte de ella.”

M.Belén Dussaubat

——-

“Desde chica fui una gran comedora de carne. Me encantaban los asados, los anticuchos y si iba a Buenos Aires, moría por un bife de chorizo. Cuando cumplí 18 años, empecé a practicar yoga y al mismo tiempo, la carne me empezó a dejar de gustar, de forma muy gradual. En 2007 comencé mi primer trabajo formal y continuaba con una alimentación poco equilibrada, pero además en la oficina empecé a consumir grandes cantidades de café y coca cola para tener energía. Estaba con sobre peso y cada vez me sentía peor. En un minuto colapsé y me diagnosticaron fibromialgia, una enfermedad psicosomática, que básicamente la resumo en que me dolía todo. No me podía ni levantar de la cama. En la Clínica me llenaron de pastillas y sesiones de kinesiología, pero cada vez me sentía peor.

Pese a que mi movilidad era reducida, volví a yoga y empecé a practicar de a poco. Asimismo, dejé la carne roja, el café y las bebidas. La mejora fue rapidísima. Al ir eliminando toxinas de mi cuerpo (incluidos los remedios) los dolores empezaron a desaparecer.

Animada por esto, me inscribí en el curso para convertirme en instructora de Kundalini Yoga el 2009. Desde entonces abracé el vegetarianismo y el cambio ha sido sólo para mejor. El año pasado, después de un tiempo viviendo sola, empecé a jugar más con las comidas y a preocuparme de que estuvieran bien proporcionadas. Comencé a tomarle el gusto a cocinar y busqué mucha información en Internet, también fui a una nutrióloga pro vegetarianos.

 Rafa!

En esa búsqueda me encontré con el blog de Chirimoya Alegre, de Belén Dussaubat. Me encantó la idea de los smoothies, partí a comprarme una juguera (no tenía) y me lancé a probar las distintas recetas. En agosto, de hecho, justo en el día de mi cumpleaños, participé de su taller de Smoothies y jugos desintoxicantes y me sirvió de mucho. Cada vez hago preparaciones más deliciosas, las comparto con mis amigos y estoy feliz. La Chirimoya explica muy bien, tiene paciencia cuando no entiendes, es muy didáctica para explicar y lo mejor de todo es que no impone nada: sólo te invita a probar.

Personalmente el cambio de dieta en mi vida me hizo llegar a mi peso ideal, generó la mejora de mi piel, pelo y uñas, de mi sistema nervioso, digestivo, etc. El incorporar los green smoothies como desayuno me ha traído muchos beneficios como una gran energía matinal, ánimo y alegría. Mi favorito es el Jugo de Luz. Hasta su nombre es precioso.”

Rafaela Merino-Bianchi

————


Mi nombre es Ana Galarce. Tengo 23 años. Llevo 3 años siendo vegetariana por convicción espiritual y, además, por amor a los animales y el planeta. Siendo vegetariana pesaba 104 kilos. Sufría de problemas al corazón por tanta grasa y problemas a la vesícula (se inflamaba ). Luego descubrí la alimentación viva y consciente. Me encantó por lo holística y saludable que es, pero como la comida común era tan deliciosa y adictiva, nunca me atreví a dar ese gran salto en mi alimentación, así que sólo me limitaba a leer sobre el tema y buscar información. En septiembre del 2013 pasé por un problema emocional muy grande, que me hizo entrar a una severa depresión, provocando una desconexión entre la comida y yo. No me daba hambre, ni deseos de comer, así que no lo hacía, pero en el fondo sabía que podía estar haciéndome daño. Después de estar dos semanas así,  respiré profundo, tomé fuerzas y pensé que no todo estaba perdido. Decidí ocupar esta desconexión con la comida como un trampolín. anitaComencé entonces a practicar el crudiveganismo!! Desde entonces hasta hoy, inicios de Enero 2014, he pasado tres meses indagando e incorporando a mi dieta diaria este tipo de alimentación y los resultados han sido maravillosos! : en primer lugar mi peso actual es 85 kilos. He bajado 19 kilos en tres meses, de manera saludable comiendo muy delicioso, nutriéndome muy bien, no pasando hambre y disfrutando cada bocado sin ansiedades ni adicciones. El corazón ya no me duele, ni se me duerme el brazo izquierdo. Mi vesícula ya no se inflama! Cambiar la alimentación es un cambio integral, no sólo físico: mi estado emocional mejoró considerablemente… comer mucha fruta me da alegría! Superando la depresión, mis ansiedades y miedos disminuyeron en su mayoría. Siento mucha energía durante el día, sensación de tranquilidad, bienestar y pensamientos claros siempre están presente, desde esta gran transición a la alimentación viva. Y recién estoy comenzando 😀

Ana Galarce

————

“Mi nombre es Fabián Delgado, ingeniero civil industrial de profesión, permacultor/horticultor y diseñador gráfico/web amateur.

Mi alimentación hace unos 4 años (aprox. 2010) era “común”… con una ingesta “normal” de alimentos de origen animal (carne, leche, huevos, etc), y algunas frutas y verduras, pero en bajas cantidades, y variados alimentos cocidos. Por días o semanas, no comía ni fruta ni verdura. Y desde hace unos 6 años (2008, o antes) sufrí alergia respiratoria en primavera, tomando toda clase de antiestamínicos. Tenía algo de colesterol “malo” alto, y problemas de circulación, que por momentos me hacia sentir pequeños mareos por este motivo.

Poco a poco, y probando de dejar de comer alimentos, llegué a la conclusión de que la leche de vaca me mantenía en un estado alérgico. Al mes de dejarla, la alergia casi desapareció. Por otro lado, tenía constantes dolores de estómago, sobre todo cuando comía ciertos dulces y galletas, y algunos alimentos o bebidas azucarados, café, chocolates, etc.. Comencé a dejar de comerlos, o cambiarlos por alimentos reducidos en azúcar y mi dolor de estómago bajaba, pero no mejoraba del todo.

Ya a inicios de 2012, estaba buscando cambiar definitivamente mi alimentación, recordando que cuando era niño comía muchas más frutas y verduras. En marzo de ese año, conocí a Belén (Chirimoya Alegre),  en un taller relacionado a la dieta 80-10-10 del Dr. Douglas N. Graham, y posteriormente a otro taller de leches vegetales. Esto me ayudó a aprender a realizar leches vegetales, y a comer más adecuadamente a mis necesidades y gustos.

En el trabajo empecé a comer siempre frutas, y dejaba las verduras para la comida en casa, de noche. Mi energía comenzó enormemente a aumentar.Desde siempre me han gustado las frutas, y las aumenté en mi dieta. También lo hice con los vegetales, y frutos secos.

Mi salud se ha estabilizado, ya no tengo dolores de estómago, la alergia desapareció (a excepción de los aumentos de esporas en primavera, pero esto es debido a la alta exposición a estos alergenos), y tengo la “necesidad y gusto” de comer frutas y verduras. Menciono que es una necesidad, porque mi cuerpo me lo pide !!! 😀 …

fabiánRealizo ayunos matinales una vez por semana, sobre todo los domingos, o a veces otros días, como una forma de reducir la carga sobre el estómago y otros órganos. De vez en cuando, principalmente porque me gustan, bebo infusiones de plantas medicinales, que en general tengo en casa, o compro (esto sobre todo en el invierno/otoño).

La elección de la alimentación, es de cada persona, y el cambio de ésta tiene múltiples aristas y objetivos. En mi caso fue por salud, pero existen muchas otras motivaciones. La validez de esta alimentación basada en frutas, verduras, semillas y frutos secos radica en los beneficios que se sienten con el solo hecho de practicarla, y se observan en nosotros mismos a diario.

Doy gracias a Belén por ayudarnos a much@s en este camino, compartir su pensar y sentir, y también su amistad.”

Fabián Delgado

——–

“Mi nombre es Camila. Desde siempre he sentido esa intuición por lo saludable, llevar una vida sana… Por eso poco a poco fui encontrando mi camino, comencé investigando sobre la alimentación, que luego me llevó a estudiar la Carrera de Nutrición, para hacer de ésta mi profesión… seguí con el yoga, donde encontré un espacio increíble de sanación y aprendizaje… Siguiendo en ese camino, y con todas las herramientas y conocimientos de alimentación fui descartando algunos alimentos que sentía que no me estaban aportando y que en el fondo no me hacían bien. Comencé dejando todos los lácteos (quesos, quesillo, yogurt, leches etc) y así paulatinamente continúen dejando todos los alimentos de origen animal… para quedar finalmente con una alimentación en base a frutas, vegetales, semillas, frutos secos y granos.

cami quevedoFue un cambio increíble y aún lo sigue siendo, nunca antes me había sentido tan bien corporal y anímicamente… los dolores y molestias de estómago que eran frecuentes en mí, nunca más los he sentido… no he tenido ningún resfrió desde que elimine los lácteos, secuelas que tenía en los riñones por infecciones, se han ido cicatrizando… tengo muchísimas más energía que antes tanto mental como corporalmente, más lucidez mental… mi piel cambio, se fueron los granos y se ve una piel más limpia, más sana, más brillante… me siento liviana… Todo esto lo fui haciendo también paralelamente con supervisión médica y toma de exámenes de sangre para controlar hierro y vitamina B12, nunca he tenido la necesidad de tomar suplementos, es más nunca he tomado… y mis exámenes están mejor que nunca.

Desde mi mirada, porque conozco los beneficios en la teoría y también en la experiencia, es un aporte al cuerpo, al bienestar y a la salud. Los invito a probar y acercarse a esta forma de alimentarse que finalmente es incorporar un estilo vida más sano, más amigable y más consciente.”

Camila Quevedo

——–

Participé en las clases de Alimentación Viva y Autocuidado de Belén y desde entonces he estado incorporando a mi alimentación diaria frutas, verduras y batidos crudos. La experiencia a sido maravillosa y a la vez todo un desafío, ya que cada día hay que inventar nuevas combinaciones saludables e ir asumiendo el consumo de una alimentación lo más natural posible.

Los batidos han sido todo un éxito, ahora no puedo pasar más de uno o dos días sin un batido verde, ya que mi cuerpo lo necesita, igual me sucede con el consumo de fruta en la mañana…sin un desayuno frutal no puedo empezar óptimamente mi día.

Pili!Lo más difícil para mi ha sido incorporar las verduras crudas y con el menor aliño posible, ya que aveces me aburren y no saben como antes, pero creo que es cosa de tener paciencia e ir re descubriendo los sabores.

Luego de haber conocido el mundo del crudiveganismo, creo que es el camino que mi cuerpo necesita para sentirse vital, nutrido, con la mente clara y con más energía, pero hay que ir paso a paso e ir escuchando lo que el cuerpo nos dice para lograr mantenernos en este camino y así sentirnos libres de elegir, y no vernos obligados a seguir lo que la sociedad nos impone que debemos comer para ser falsamente “saludables”.

Por eso yo elijo NUTRIR MI VIDA!!!!! de manera consciente y feliz.”

Pilar Labra G.

 

 

 

——–

“¡Hola! Soy Trinidad, Nutricionista egresada hace 4 años. Desde el colegio me interesó el camino de la alimentación sana y nutritiva, razón por la cual ingresé a Nutrición. En ese camino fui aprendiendo aún más y me di cuenta que era mi gran vocación, ya que se unían dos puntos que me llenan profundamente: Educar/Ayudar a las personas + Alimentación/Nutrición. Sin embargo, con el tiempo me pude dar cuenta que el camino que estaba recorriendo no me hacía lógica por completo, y descubrí que la alimentación sana/nutritiva que se promulgaba y te enseñaban se encuentra carente de mucha información y beneficios.

Trini!Fue así como comencé a indagar por mi cuenta (lo sigo haciendo diariamente) y he tenido la oportunidad de encontrar y experimentar por mi misma (también por muchos de mis pacientes) los beneficios reales de una Alimentación Consciente, Sana y Nutritiva, en donde las frutas, verduras, semillas, brotes, legumbres, granos integrales y agua son la base de la nutrición celular y el correcto funcionamiento del organismo, es decir son la base para sentirme con mucha energía, en armonía y feliz. He visto muchos cambios positivos en mi, los cuales SÉ que tienen relación directa con lo que como: mejoró notablemente mi digestión, disminuyeron mis crisis de dolor de espalda cuando estoy estresada, se reguló mi periodo menstrual y no he tenido amigdalitis hace 3 años (antes tenía al menos 1 anual) :). ¡Espero que se nutran de este testimonio y den el paso!

Muchos Abrazos!”

Trinidad Völker

———–

Hola! Cambiar mi alimentación, desde el principio ha sido mucho más que eso. Se extiende a mi estilo de vida e intereses. Ha sido re-descubrir el mundo con ojos de niño, donde lo natural se convierte en necesidad y fundamento para mi día a día. Mi cuerpo ha cambiado notablemente: la congestión que era ya parte de mi vida desapareció por completo, no hay malestar después de las comidas y siento mucha vitalidad y energía todo el día!

Gracias a lo que he aprendido con Belén desde hace un par de años, pude ir desarrollando una dieta que se adecua a mis necesidades y gustos. ¡Comer nunca había sido tan rico!

También el conocer otras personas que han o están viviendo procesos parecidos ha sido un gran apoyo y motivación!

Desde octubre del 2013, después de un tiempo de desorden en mi vida en todos los planos, volví a ser vegan!
Ha sido puro gozo!! Re-descubrí el placer de comer fruta y verduras frescas sin sentir que estoy reprimiéndome al hacerlo, todo lo contrario: cuando no logro comer frutas o verduras me falta vitalidad.

valter!Y las leches vegetales, en especial la de cáñamo con mangos o arándanos, uffff que delicia 😀

Siempre,para mi, la primera opción van a ser los alimentos vivos y mejor si es acompañado de gente que disfruta tanto como yo esto que es mucho más que una dieta: es una forma de ver el mundo como unidad, sintiéndonos parte e hijos de este espacio que compartimos.

Me siento feliz de poder compartir mi experiencia para que más gente se anime a volver a lo natural, simple y bello de la vida :)

Valter Marinkovic

—————

“Hola, mi nombre es Camila, resido en la ciudad de Iquique y soy nutricionista de profesión. Me he especializado en alimentación viva/consciente hace algún tiempo y aún lo sigo haciendo. Participé de unos talleres que hizo Belén en mi ciudad lo que me ayudó mucho en lo práctico de la culinaria viva.

Cami cami! Conocer e incorporar la alimentación viva y consciente, ha significado un gran gran cambio positivo en mi vida, tanto en lo físico como en lo emocional, me siento con más energía y he curado mis alergias. El proceso no ha sido para nada difícil, ya que este tipo de alimentación es demasiado rica y fácil de preparar, sólo es cosa de organizarse bien. Las mayores barreras están en la estigmatización de este estilo de vida en el sistema en que vivimos, pero teniendo fundamentos adecuados puedo lograr que mi entorno lo acepte e incluso lo adopten.

Por último quisiera agregar, que quienes padezcan de alguna enfermedad, tengan problemas de peso o simplemente quieran mejorar sus hábitos alimenticios, no duden en probar este tipo de alimentación, ya que está llena de beneficios“.

Camila Rivera Baeza

—————–

“Todo partió a los 15 años cuando comencé a tomar consciencia acerca de mi alimentación. En ese entonces me di cuenta de que mi forma de alimentarme no era consecuente con mi amor por los animales y decidí dejar de consumir carnes rojas y algunas blancas, quedándome sólo con el consumo de pescados y mariscos. Así me quedé mucho tiempo, hasta que entré a la universidad a estudiar gastronomía y tuve que cocinar carne muchas veces, de todos tipos, y fue complicado para mi, pero al menos nadie me obligaba a probar nada. Ya más tarde antes de salir de la universidad decidí dejar los pescados y mariscos y sólo comía huevos y lácteos, que también estaba segura que en algún momento los dejaría. Fue ahí cuando comencé a tener muchas alergias, que nunca había tenido. Entonces fui a una nutricionista especialista en vegetarianos y veganos y me explicó que posiblemente mis alergias se debían al alto consumo de lácteos, porque era fanática del queso, del yogurt y de la leche. Entonces ella me sugirió dejar los lácteos por 2 meses para ver si mis alergias disminuían, y me costó pero sin hacerlo tan al pie de la letra, las alergias disminuyeron y decidí dejar los lácteos… Luego mi cuerpo comenzó a rechazar el huevo. Me sentía muy pesada después de comer tortillas u otras preparaciones con huevo, y lo mismo me pasó mas adelante con las legumbres y platos cocidos. Luego no recuerdo cómo llegó a mi la información de un curso de Belén (Chirimoya alegre) y este taller era de leches vegetales. Y así la conocí a ella y aprendí mucho sobre lo dañino que es para nuestro cuerpo consumir lácteos. En ese taller ella nos explicó las razones por las cuales físicamente no eramos aptos para el consumo de una leche de otro animal por cómo nuestro cuerpo estaba compuesto y a su vez por la composición de la leche animal. También en ese taller aprendimos a activar los frutos y semillas para preparar nuestras propias leches vegetales en la casa para reemplazar los lácteos. Las leches era maravillosas, y mucho más nutritivas, llenas de vida y saludables para nuestro cuerpo. Después de eso comencé a comer cada vez menos alimentos cocidos para ver cómo reaccionaba, y a medida que aumentaba el consumo de alimentos crudos, los cambios eran súper notorios. Mi piel se empezó a limpiar mucho, mi digestión mejoró, necesitaba dormir mucho menos y después de las comidas tenia mucha energía y no ganas de descansar ni dormir.

Paralelo a esos cambios que estaba realizando en mi alimentación sentí las ganas y necesidad de compartir y utilizar mis conocimientos y técnicas aprendidas en la universidad para demostrarle a personas de distintas formas de alimentación que se puede comer delicias dulces y con chocolate por ejemplo, siendo estas sanas, conscientes y llenas de vida. Así comencé con mi PYME llamada Hervivora, a vender tartas, barritas energéticas, brownies crudiveganos, todo sin cocción, sin gluten, sin azúcar, sin harinas ni conservantes, etc. Había mucha gente que no podía creer que se pudieran hacer tantas cosas sin alimentos de origen animal y los nombrados anteriormente. Actualmente me dedico a vender ese tipo de preparaciones y tengo varios proyectos en mente para que esto se expanda y cada vez llegue a mas personas para que  tomen consciencia sobre su salud y alimentación.

domi!He participado de otros talleres crudiveganos de Belén y Omar Rost, otros de Gae Arlia (Argentina), y comencé a formar parte de un grupo creado por Belen, la “Raw family Chile” donde compartimos recetas, experiencias, nos apoyamos en nuestro proceso y lo pasamos muy bien además, nos juntamos siempre a hacer picnics frutales en el parque y a compartir.


Hoy me siento liviana, llena de vida, siento que mi cuerpo me lo agradece cada día. Cuando hago deporte como muchas frutas y no necesito ningún chocolate
o las típicas cosas que dicen que te dan energía porque el azúcar de las frutas como es más simple se absorbe enseguida y te recarga!

Creo que este estilo de vida es increíble. Te sientes siempre renovado, limpio por dentro, consciente con tu cuerpo, el medio ambiente y los demás seres que habitan en la tierra. Sientes que cada alimento que entregas a tu cuerpo lo nutre porque está en su estado puro y natural. Agradezco a Belén por ese primer tallercito, que me introdujo en este mundo de la alimentación viva y que hoy me hace tan feliz. También por haber creado el grupo con el que compartimos a diario y al cual quiero muchísimo. Por tener ese carisma y vocación por enseñar todo el conocimiento que tiene dentro y por siempre apoyarnos y darnos animo sobretodo a los que les cuesta mas realizar el cambio.”

Domi Fresard

———-

“Persistir en vivir sanamente ha resultado para mí, una tarea de desarrollo de consciencia, ya que aprender a cuidar el cuerpo, no consiste sólo de vestirlo y alimentarlo de la forma que determina el entorno como sano, sino de aprender a escuchar sus señales y vivir naturalmente a través de sus requerimientos. A pesar de ser vegetariana y tener actividad física regularmente, no lograba entender porque me enfermaba más seguido que cuando comía carne y llevaba un estilo de vida opuesto. Una gripe detrás de otra, alergias y sinusitis, me hacían difícil el moverme libremente.

Siempre buscando una alternativa sin medicamentos, comencé intuitivamente a buscar en mi alimentación la forma de fortalecerme. Al llegar a las clases de Alimentación Viva, mary!aún persistía una alergia, pero al aprender sobre los procesos de mi cuerpo para limpiarse, me dí cuenta que iba por el camino que yo quería hacia el mantenimiento de la salud.

Como instructora y practicante de hatha yoga además, debo decir que lo que he aprendido me ha ayudado entender el importante rol de una alimentación sana en la danza en que cuerpo y alma se trenzan para el desarrollo de la consciencia. Esto también me ha ayudado a desarrollar mi propia forma de enfrentar la relación con la comida como complemento a mi disciplina y actualmente lo comparto con quienes se desenvuelven en este medio. Con alegría, vitalidad y energía, aprendí a escuchar mi cuerpo y darle lo que necesita cuando lo necesita.

Lo más lindo es saber que se puede vivir al 100% con un cambio tan sencillo y a la vez tan profundo. Infinita gratitud por lo recibido”

MaTeresa Araya

———

“Decidí ser vegano a los 16 años, principalmente por razones políticas, éticas y ecológicas. Después de empezar con este estilo de vida, mi vida cambió totalmente, no sólo en la forma de ver el mundo, sino también de percibir mi cuerpo, de saber un poco más cómo funciona y lo que me pide. A los años conocí a un par de personas que practicaban la alimentación crudívora, lo que me llamó mucho la atención, porque me pareció algo que nos acerca más a nuestra esencia como humanos y parte de la naturaleza…. entre estas personas, estaba Belén, siempre comiendo frutas de la gran variedad que hay en Colombia. Ella fue quien me terminó de impulsar para continuar una dieta fuera de las harinas y productos industrializados. Y claro, mi cuerpo y emociones sienten la diferencia: estoy más alegre, con mayor energía, liviano, más flexible y tranquilo. También rompió paradigmas en mi, con el hecho de poner en práctica una dieta con base en alimentos crudos,  diseñada igualmente para deportistas de alto rendimiento”

Daniel Eduardo

———-

Mi nombre es Gabriela. A fines del 2012 decidí cambiar mi dieta “tradicional” de toda mi vida por una vegetariana, sólo por un asunto animalista. Fue así que comencé a averiguar qué comería desde ese momento en adelante!!! Cómo reemplazaría la “tan importante carne”, de dónde obtendría la proteína…  en ese momento en serio me preocupaba… ahora me da risa tanta angustia.

Información, documentales, testimonios, más y más información llegaba a mi, abriendo un mundo nuevo y lleno de sorpresas nutricionales, fisiológicas, médicas, científicas, etc.

El resultado de tanto averiguar fue no sólo enterarme que no había problema en suspender la carne, sino que además me estaba enfermando al comerla, junto con sus derivados. Entonces decidí no sólo suspender la carne, sino además la leche, los huevos y todo lo que procediera de otro animal.

 gaby!A pesar de los pronósticos que hicieron mi familia y amigos, que me daría anemia, que adelgazaría mucho, que me faltarían hierro, vitaminas, etc. Me ha ido maravillosamente. Siempre tenía dolores fuertes en mis rodillas, siendo muy molesto doblarlas. Los adjudicaba a mi exceso de trabajo, pero a las dos semanas de suspender aquellos “alimentos”, nunca he vuelto a sentir un malestar. Tengo una espondilitis muy dolorosa que se apaciguó, mis olores corporales disminuyeron y conocí una nueva, bella y riquísima gastronomía.

Como soy muy curiosa, seguí averiguando y hoy en día practico higienismo frugal que vino a hermosear y sanar aun más mi vida.
No he vuelto a experimentar dolores de cabeza, de rodillas, alergias, problemas digestivos, mi espondilitis rara vez me recuerda que esta ahí, me siento llena de energía, tengo la sensación de haber vuelto a nacer y mi mente está tan clara que tengo deseos de concretar asuntos que antes siempre postergaba.

Esto comenzó por ayudar al prójimo y la más favorecida definitivamente fui yo. ¡Soy una frugívora muy feliz!

Gabriela Jara

——-

“Mi nombre es Lizette y desde los 15 años dejé de comer carnes rojas y blancas, excepto el pescado que hasta hoy lo ingiero en algunas oportunidades. Diariamente como más frutas y verduras, tratando de no consumir alimentos con muchos químicos. En caso de enfermedad, no uso medicamentos, sólo hierbas, agua y terapias alternativas. Desde el momento en que decidí cambiar mi alimentación, me he sentido muy bien, casi no me enfermo y, si sucede, rápidamente la enfermedad desaparece.

lizette Me siento liviana y con más energía, mi aspecto en general es de una persona saludable y más joven en relación a la edad que tengo.

Durante todo este tiempo he estado de alguna manera estudiando acerca de alimentación saludable, tomando algunos cursos para enriquecer y mejorar mi alimentación. Uno de ellos lo hice con Belén y gracias a ella entendí la importancia y la riqueza nutritiva de las frutas (entre otras cosas) que hoy ingiero con más conciencia, promoviendo en mi familia una alimentación más cruda, para así rescatar no sólo los nutrientes de los alimentos, sino además la energía de los elementos de la naturaleza.”

Lizette Arancibia

———


kelsie!Yo soy de los EE.UU. pero viví en Santiago de Chile por un año entero. Antes de venir, ya había empezado un camino hacia una vida más sana y había hecho comenzando a hacer autoindagación sobre nutrición.

Durante ese año en Santiago, asistí a un taller dado por la Belén, que trataba de postres crudos y más sanos. Aparte de haber aprendido algunas recetas increíbles, me sorprendí al recibir explicaciones muy claras sobre la anatomía del cuerpo y cómo juega la nutrición en nuestra salud. Belén es una mujer que enseña a través de la alegría y el conocimiento, y además, nos enseña con simpleza, siendo un gran ejemplo. Todos los que tengan la posibilidad de participar de sus clases y encuentros,  recibirán información útil y energía bella, y al final, se beneficiarán de muchas maneras.

Desde que llevo una alimentación más consciente y natural he percibido beneficios al sentirme más liviana y con energía. ¡Feliz!”

Kelsie Lee

————-

Emme!“Las razones por las que me hice vegana están íntimamente relacionadas con mi implicación en búsqueda de la consideración ética hacia los animales no humanos por parte de la sociedad. Evidentemente, el veganismo también es una respuesta muy completa y congruente ante muchas preocupaciones de nuestra época como el estado de nuestro planeta, la salud humana y hasta el equilibrio alimentario mundial. Creo que puedo contar entre los beneficios personales de una alimentación 100% vegetal y totalmente exenta de productos de origen animal, una mayor consciencia del impacto de mis acciones en este mundo, saber que cada paso que doy cuenta y tiene una repercusión. Me ha incrementado mi sentido de responsabilidad comunitaria, sabiendo que es una misión difundir un mensaje coherente que nos beneficia a todos los terrícolas y que es imperativo que nos encaminemos a poner en práctica un estilo de vida más armónico con todo lo que nos rodea.”

Emmeline Manzur
Asociación Vegetariana de Montréal, Canadá
Vegana desde 2007

————