Leche de Almendras y Dátiles

Un PARÉNTESIS a esta receta, con cariño! (no lo tomen a mal, por favor 🙂 )

{ La leche de vaca es para los terneros. Así como la leche de una mujer es para su bebé.
Las perritas que dan a luz tienen leche para sus cachorros, las gatas, para sus crías, y las ratoncitas, para las suyas.
¿Evidente?
No lo parece…

Desde que tengo consciencia oí decir a doctores, nutricionistas, profesores y adultos en general, que la leche era el alimento más importante para nuestra nutrición. La salud de nuestros huesos y el crecimiento de un niño dependen de ella. Su proteína es completa, el calcio que aporta es vital, y si no la consumimos, tomamos muchos riesgos…
¿O no?

Cuando hace – ya varios – años dejé de consumir lácteos, comencé a sentirme mejor física y emocionalmente.
Dejar de tomar leche, comer queso, cremas y yogurt, fue el inicio de mi proceso de aprendizaje sobre alimentación consciente. Comprender que luego del período de lactancia materna, el organismo humano está preparado para comenzar a obtener nutrientes a partir de otros alimentos naturales (y no de la leche de otro mamífero!!), abrió mi mente y gracias a ese evento, no dejé de investigar, estudiar y aprender sobre el cuerpo humano, su nutrición, y los muchos condicionamientos que tenemos como sociedad. Cuestionar nuestros actos y analizar el por qué, el para qué y la alternativas, es fundamental si queremos avanzar en términos de salud y plenitud.

La leche materna ES el alimento más perfecto que tenemos al nacer y es insustituible. Sí. Pero la de NUESTRA MADRE. No de la madre de otro animalito. Y menos, aquellas leches expuestas a decenas de procesos que las convierten en un producto de fábrica, muy diferente a lo que la naturaleza por si misma ofrece.
Extender lo máximo posible la lactancia, promueve la salud de los recién llegados al mundo, a corto y a largo plazo.

Hay numerosas razones para NO CONSUMIR LÁCTEOS, pero no las revisaremos esta vez.
Si estás interesado en aprender, te recomiendo que leas libros como «El Estudio de China», de Collin Campbell, Veas documentales como «Forks Over Knives» y «Huérfanos de la Leche», o estudies los documentos ofrecidos en www.notmilk.com .

Abre tu mente y haz un espacio en ella, porque hay mucho por aprender!! }

………………

 

Buena noticia 🙂 => existen muchas y sabrosas opciones de leches vegetales, a partir de semillas o frutos secos. Son altas en minerales como calcio, magnesio y zinc, aminoácidos esenciales y ácidos grasos insaturados.
Leche de almendras, de arroz, de nuez, de avellanas, de quínoa, avena, mijo…

Sirven como sustituto a la leche de vaca, y en caso de niños, especialistas recomiendan combinar algunas y no depender exclusivamente de una, para poder conseguir una nutrición más completa de ellas.
Si quieres darle leches vegetales a tus hijos, busca a un profesional de la salud que domine este tema y te pueda orientar a hacer la transición.

Las puedes encontrar en tiendas de alimentos naturales, ferias orgánicas, productores artesanales, o hacerlas por ti mismo. Ésta es una de las recetas que preparamos en mis clases. Y debo confesar que ME FASCINA. Y también a mis alumnos!

Leche de Almendras y Dátiles

 

i. Leche de Almendras Pura
Para 1 litro

almendras activadasIngredientes
-1 vaso de almendras
-4 vasos de agua
Preparación
Activa (hidrata) las almendras en abundante agua (crecerán y necesitan espacio) durante 12 a 24 horas.
Este proceso permite potenciar el valor nutricional percibido del consumo de almendras, facilita su digestión y elimina toxinas como el ácido fítico.
Bota esa agua (no la pierdas, puedes usarla para regar tus plantas) y enjuágalas bien.

leche almendras exprimidoLicúa luego las almendras activadas con 4 vasos de agua.
Filtra con un sedazo o bolsita para filtrar y retirar así la pulpa y piel de las almendras.
Conseguirás la leche más pura de almendras, como una seda!
Pruébala. Si crees que tiene poco sabor, la próxima vez prepárala con menos agua.

Puedes beberla así, refrigerarla por 2 días, o incluirla en otra receta crudivegana.
Te sugiero no exponerla al calor intenso, ya que sus ácidos grasos son muy vulnerables a altas temperaturas y se vuelven rancios con facilidad. Esto vale para todos los frutos secos y semillas. 

 

 

ii. Leche de Almendras con Dátiles
Para 1 litro
Si quieres endulzar la leche de almendras, puedes utilizar frutos secos, como los dátiles (exquisitos!).

leche almendras y datiles web logoIngredientes
– 3 vasos de leche de almendras casera y «raw»
– 1 taza de dátiles
– Opcional:  1/2 cdta. de esencia de vainilla
Preparación
Retirar el cuesco de los dátiles.
Hidratarlos durante 2 horas en 1 vaso de agua pura.
Ya blandos, lleva la leche de almendras, los dátiles y su agua de remojo a la licuadora, y bate bien, hasta conseguir textura cremosa.

Pruébala y añade más dátiles o esencia de vainilla líquida, si quieres un sabor más intenso, o un par de hielos, para enfriar.

Esta leche puede conservarse refrigerada durante dos días, pero lo ideal es consumirla en el momento.

¡Que la disfrutes! Salud!

¡Nutre tu Vida!
www.chirimoyalegre.cl
Sígueme por Facebook