Green Smoothie para Principiantes

Hoy intenté recordar el momento en que probé mi primer batido verde y no lo logré. No tengo en mente cuál fue mi primer green smoothie de la vida. Pero sí recuerdo que cuando empecé a prepararlos, hace unos 5 años, me demoraba mucho más que ahora, y no me quedaban ni la mitad de ricos. ¡Algunos eran horribles! Tampoco sabía de combinaciones ideales de alimentos, y a veces me caían muy mal. Me hinchaban y me sentía muy pesada. Hoy todo es diferente. Supongo que como dicen, la práctica hace al maestro. Incluso en algo tan simple.

¿Cómo preparar un Smoothie Verde rico y nutritivo en pocos minutos?simple y rico cortada

1. Elige fruta RICA y MADURA. Las frutas sólo cuando ya están maduras, son realmente dulces y están listas para ser consumidas. Las frutas que aún no han madurado son acidificantes y tienen muy poco sabor.

2. Intenta respetar las combinaciones de frutas ideales, para su correcta digestión:

Frutas dulces, con dulces; frutas ácidas, con ácidas, y frutas semiácidas, con cualquiera: dulces o ácidas.

Puedes leer más sobre combinaciones de alimentos en este link.

3. Elige 1 o 2 tipos de frutas. Evita incluir muchas variedades de frutas en un mismo smoothie.

Puedes probar haciéndolo y verás que en alimentación , muchas veces, menos es más. Tanto en sabor, como en gusto y en simpleza en la preparación.

4. Elige 1 o 2 tipos de hojas. Algunas hojas más neutras en sabor pueden ir en grandes cantidades, como espinacas, acelgas, rúculas, col rizada, lechugas, etc, y otras, más intensas en sabor, en menor proporción: albahaca, cilantro, perejil, menta, melissa…

5. Añade el mínimo de agua posible. Los batidos requieren agua, sólo para que la licuadora ande bien y la receta quede suave, como una crema. Pero añadir agua en exceso reduce el sabor de la fruta, el smoothie se vuelve insípido y finalmente dan ganas de añadirle endulzantes, como miel, azúcar u otros, cosa sin sentido al desear preparar un alimento sano de verdad.

piñaperejiljengibreapionaranja6. Lava frutas y hojas, pica en trozos medianos-pequeños e introduce en la licuadora primero las frutas más jugosas, luego las más densas, y finalmente las hojas. Así, se molerá todo bien, sin requerir mucha agua y en muy poco tiempo.

7. Intenta beberlos al momento de prepararlos. Si no puedes, entonces refrigéralos, por máximo 3-4 horas.

8. Disfruta cada sorbo y mastícalos. Los smoothies son densos, alimento concentrado. No es agua. Por lo tanto, para digerir sus nutrientes correctamente y evitar pesadez y fermentaciones, debemos masticarlos bien y permitir que la saliva lo cubra por completo.