Dulce…¿Condena?

Dulce … ¿Condena?

10 consejos para que continúes disfrutando los alimentos dulces de forma sana y nutritiva.

 

 

Reconozcámoslo! Casi todos los seres humanos amamos lo dulce.
Y nos sentimos culpables
cuando nos excedemos.
Desde niños nuestro sentido del gusto está dirigido a disfrutar de los sabores dulces. El placer de un delicioso chocolate, un pedazo de torta, unas galletas o un helado… es incuestionable en la raza humana. ¿Es esto un error?
¡Por supuesto que no!
Nuestro organismo elige obtener energía principalmente, a través del consumo de azúcares. Es instintivo y necesario! Los carbohidratos simples, como glucosa y fructosa, son el principal combustible humano. Por eso naturalmente tendemos a comerlos. El error está en qué fuente de azúcar elegimos. No todas las fuentes de azúcar son iguales.

Y porque comer sano no implica dejar de disfrutar tus comidas, te damos 10 consejos para que continúes disfrutando los alimentos dulces,  de una forma sana y nutritiva.

– ¡Come más FRUTAS! Las frutas son el alimento ideal para que tu organismo pueda obtener suficiente energía y saciar las ganas de lo dulce. Cuando comes suficiente fruta por las mañanas, hasta el medio día, es menos probable que el resto del día caigas en antojos por pasteles, chocolates o dulces chatarra y esos azúcares te permiten conseguir suficiente energía para estar activo y realizar todas tus actividades intensas. Si tu cuerpo ya ha conseguido el combustible que requiere, no te pedirá demás.

– Come fruta manteniendo su fibra si aún tienes dudas o miedo a comer volúmenes mayores de fruta, por riesgo de pics glicémicos. Cuando comes la fruta con su fibra (no en zumo), ésta retarda el ingreso de los azúcares a tu sangre. De esta manera, evitas pics glicémicos relacionados con resistencia a la insulina y subidas de peso.

– Toma batidos de frutas con hojas verdes. Cuando añades hojas como espinacas, lechugas, perejil, kale o pasto de trigo a tus batidos, estás incluyendo más fibra, antioxidantes y minerales que participan en el metabolismo de los azúcares frutales. De esta manera, creas un alimento más nutritivo y completo.Una idea de batido verde detox puedes verla aquí.

– En momentos de ataques golosos, busca fuentes de azúcares concentrados sanos y no procesados, como dátiles u otras frutas secas. Las frutas al deshidratarse pierden su agua y concentran su dulzor.
Un par de dátiles puede saciar tu ansiedad voraz pronto, sin transar con azúcares refinadas ni componentes químicos que alteren tu estado de ánimo y salud, incluyendo además, fibra y minerales alcalinizantes, como magnesio.

– Aprende a hacer postres deliciosos con ingredientes vegetales y naturales. No dudo al decir que existen infinitas opciones de dulces deliciosos crudiveganos, que pueden darte ese placer que tanto buscas comiendo postres, sin la culpa que viene luego, los cambios de ánimo ni los kilos demás 😉

Desde chocolates, helados, trufas y galletas, hasta tortas, panqueques, bombones y cremas. Para cualquier postre, tenemos versión “raw”, hechos con frutas, frutos secos, semillas y siropes. Sin horno 😉 Si quieres aprender a preparar postres deliciosos y saludables, te esperamos en nuestros Talleres para Golosos dulceros.

– Deja las harinas y los lácteos La adicción por los postres no sólo la ocasiona el azúcar, sino también las harinas y los lácteos que consumes. Ambos pueden generar dependencia a ellos, dañar tu flora intestinal, alterar tu sistema hormonal, liberar sustancias indigestibles y perturbar tu sistema inmune. Sustitúyelas en diversas recetas por semillas y frutos secos procesados para hacer “harinas” o licuados con agua, para hacer “leches” y “cremas”, ó cereales como quínoa y avena.

– Si estás lidiando con una adicción a los dulces, además de reemplazar postres procesados por versiones naturales, ayúdate a liberar esa ansiedad, bebiendo más agua y haciendo deporte. Ambas estrategias calmarán tu delirio dulcero, si las incorporas como hábito diario.

– Come carbohidratos complejos si sientes hambre muy a menudo. Legumbres como lentejas, garbanzos y porotos, o cereales integrales sin glúten como quinoa, arroz integral y mijo, pueden aportarte carbohidratos de lenta absorción y  aminoácidos esenciales, que te mantendrán saciada por horas, regulan tu azúcar sanguíneo y te ayudarán a formar proteína en tu cuerpo.

– Y si hay días en que decides de todas maneras comerte ese segundo pedazo de torta, ese tercer alfajor, o ese décimo dátil, dale un uso a esos azúcares extra y mueve tu cuerpo. El deporte te ayuda a aprovechar esas calorías extra como combustible. ¡Sal a correr, anda en bicicleta, has una rutina de ejercicios, o baila! Lo que te haga más feliz. Puedes obtener mucho placer en la actividad física intensa.

– Por último, gran parte de los deseos incontrolables por alimentos dulces, ocurren por asuntos emocionales. “Necesitamos” ese chocolate cuando sentimos tristeza, soledad o angustia. En cualquier caso, el chocolate no solucionará tu conflicto emocional. Busca la causa de tu emoción y comparte con  personas y actividades que te generen bienestar y ayúdate con terapias integrativas que te entreguen herramientas para sanar internamente y superar esos vacíos que ni el postre más rico del planeta puede llenar.

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *