El Melón

melón tuna¡Otra de las frutas más ricas del verano! Tanto en sabor, como en sus propiedades y beneficios.

Su origen no está bien definido: algunos lo sitúan en Asia Central y otros, en África. Lo que sí sabemos, es que crece en climas cálidos y no muy húmedos. Necesita mucha luz para que se de.

Alto en vitaminas B6, B1 y folatos. Contiene también minerales importantes como potasio, hierro y magnesio. Un solo melón contiene la dosis de hierro necesaria para un hombre adulto (10 mg) y más de la mitad del magnesio (350 mg)

Los melones tuna y calameño son bastante parecidos nutricionalmente. Una de sus diferencias, es el mayor % de betacarotenos de los melones naranjos, que los verdes, formadores de Vitamina A, nutriente ideal para una piel linda y sana.

Su altísimo contenido en agua está entre el 90 al 95%. Pero no es cualquier agua. Algunos le llaman al agua del melón “Agua Biológica”, ó “Suero vegetal”, ya que tiene un muy alto valor VIVO! Es de muy buena calidad, y buena cantidad de vitaminas y minerales, armoniosamente combinados. Es altamente hidratante y remineralizante. Ideal para después del deporte y en estados de deshidratación.

Consumir melón con frecuencia en verano favorece funciones renal y urinaria:

-Facilita la labor depuradora de los riñones, mejorando su actividad. Es diurética por excelencia y ayuda contra la retención de líquidos
-Enriquece la sangre en sales minerales y vitaminas
Es una fruta muy alcalinizante, y por esto, muy recomendada contra infecciones urinarias y cálculos: al alcalinizar la orina, ayuda a frenar la  proliferación de gérmenes, como escherichia coli, que requieren de medios ácidos para desarrollarse
-En paralelo, aumenta la solubilidad de las
 sales ácidas que forman los cálculos renales, facilitando su disolución y eliminación

El melón se indica también en personas con exceso de ácido úrico, con artritis úrica y gota

Además, se receta día a día contra el estreñimiento, por su carácter laxante

El melón es una fruta muy depurativa, utilizada con frecuencia en curas o ayunos de 1 o varios días, de sólo melón. Entero o licuado.

Las semillas del melón también pueden comerse. Cuando son bien licuadas o molidas y asimiladas,  ayudan a regular la actividad renal.  Son antioxidantes, por su alto contenido en flavonoides. Además son vermífugas y antiparásitarias y aceleran la evacuación.

Y si todo esto fuera poco, el melón es  muy bajo en azúcar. 100 gramos de melón aportan a penas 5.4 grs de azúcares simples, y sólo 26 calorías. 😀

melón naranjo¡Así que a comer melón por las mañanas! Qué más hidratante y refrescante!
Recuerda siempre comerlo MADURO y con tu estómago vacío. Evita mezclarlo con otros alimentos, ya que al igual que la sandía, el melón fermenta muy pronto si es retenido en tu sistema digestivo, y es incompatible con otras comidas, según la ciencia trofológica.

Ideas de consumo: Puedes cortarlo por la mitad y comerlo con una cuchara, sin siquiera demorarte en pelarlo o cortarlo.
Otra idea es congelarlo ya cortado, y al retirarlo y esperar unos minutos, comerlo de la misma forma. ¡¡Parece helado!!
Por último, puedes hacer smoothies deliciosos con melón y alguna hierba, como mis recetas de Melón a la Albahaca, o la Leche de Melón, que puedes revisar.

¡Qué rico es el verano! ¡Salud! De verdad.

www.chirimoyalegre.cl
¡Sígueme por Facebook!

 

Artículos relacionados

Sin comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *